Canto Pueril

Esos cantos que arrullan el alma,

Florecidos en el jardín de la infancia;

Disipan los pensamientos dolientes.

 

La luna recorre la noche solitaria,

Deja sus colgantes huellas plateadas

En el cofre donde guardo mis sueños.

 

Su mirada  tiene ojos miel, llenos de luz.

Como fructíferos posos;

Manantial de abejas codiciado,

 

Siempre bienaventurado;

Con  su inocencia reprende al áspid,

Y balbucea el secreto de la vida.

 

Pesa la esperanza como fino oro,

Así convierte cada gota lluvia,

En un eterno manantial.

04/06/15