DES-HABITAMOS

Estas letras forman el camino para llegar a casa.

Antes que mis pies emprendieran largo viaje,

Fueron mis anhelos primeros en tocar la puerta,

Y vieron allí la soledad asesinada en sus rincones.

De mi ropa sacudiré el polvo de inhóspito pasado.

Y en la luz de cada día morirán inertes sombras,

y cada paso fijara la huella etérea a seguir

Entre los pasillos de otros tiempos vacíos.

Volveré de hostiles tierras y tiernos enemigos

Y ese camino destinado a borrarse

Será testigo ocular de nuevos pasos;

Hasta hallarse el final de tu espera eterna

al abordar en tus manos que esperaban por mi

con las mismas letras que escribiré TÚ nombre.

Advertisements

VARIACION

No soy yo
quien ha escrito mi nombre
en su memoria.
No soy yo
quien lo ha grabado en su corazón.
No fui yo;
quien lo ha pintado de azul.
No es mi voz
quien lo pronuncia en su discurso.
No estará entre gritos jadeantes,
en solapadas respiraciones
Y voces congeladas.
¡Sería yo!
Si de los ecos de su boca
emerge recios vientos.
Y con el roció de su aliento
revive los campos muertos.

Alethya

A la abeja que quizá también

fue mariposa;

cargada viene de esperanza.

en sus alas trae la primavera.

desafiando los días,

y  fieros  vientos de agosto.

a ella que abre paso a la suerte,

y cierra el pecho a la muerte.

 

 

 

Inmanencia

¡Tú palabra!

Inamovible permanece en el tiempo,

influctuante pasa de boca en boca;

ahora se asoma por mi garganta;

y hace de mi voz frágil y temblorosa:

El rugir, el canto amante,

y abre de polo a polo el sol fecundo;

emerge de lo oscuro luz radiante.