Ayer

Las calles de la ciudad vacías están.

En los parques dibujan su ausencia

Los arboles desnudos

A veces se cubren con su manto negro

Huyendo de la luz que un día,  le vio pasar,

Se detienen cual si fuera el viejo reloj

En el que marcaba la hora de espera.

 

Las calles de la ciudad vacías están.

Y me enfado con las sombras,

Tus sombras, las mías.

En aquel escondite de pinos  

 Aquellos que segregan  el secreto

Entre las frondas sin desvelar.

 

 

 

 

 

Sin título

Pálida noche. De azul añil

¿Los suspiros?

No, la muerte de un lapso,

El grito trémulo de un niño

De bocas inundadas de risas

De tiernos ojos húmedos.

¿De tristeza, de alegría?

¡Ah los sueños dulces, el aire fresco!

En las ardientes manos de un porvenir

¡Ah,  y las tristezas intimas?

Ayer murieron,

Yacen entre nubes tranquilas.

Shem ( elegido)

Amo tu nombre.

Que tan singular es, para amarlo tanto?

Mientes al decir que es blando y sonoro,

Que llevan esas letras que a mi ilusión tremola?

Desde su precipitado sígnico

Desplaza por la letra  como noción más libre,

Supone distinta ocurrencia siempre sonante.

Amo tu nombre.

Como si el tiempo velara mis sueños azules

Y la noche? No alcanza para descifrarlo

Pronunciarlo sabe a miel, a vino dulce

A misterio inaccesible…….

Amo tu nombre.

continuación 

……